Un email para Rafa (Soto)

Posted on junio 4, 2008

1


queridorafa

Corrían -o lo intentaban- más o menos ya las tres de la mañana, y mis pobres neuronas andaban algo castigadas, perdidas entre la espesura humana y opaca que habitaba el conocidísimo bar “el barquito”, en Donosti. Tú andabas también por ahí, seguro que te acuerdas.

Algunos expiaban sus penas por no haber ganado nada. Otros celebraban sus Soles. Yo hacía unas dos copas y media que había empezado a decirle a cada desconocido que se cruzaba conmigo algo así como: “¡Felicidades por el sol de oro! Fantástica campaña” Y luego, cuando me miraban desconcertados, apostillaba: “La integración de medios, simplemente brutaaaal” (y remarcaba la “l” final con un acento catalán, vertiente Eduardo Punset, que resultaba francamente gracioso, o al menos a mí me lo parecía.

Entonces te vi. Hablabas con Sara, compañera de Grey. Me acerqué a vosotros, y te solté la misma perorata. Pero con la mala suerte de que tú debías de andar más sobrio que yo, y antes de que pudiera dar paso al comentario sobre la integración de medios, me diste las gracias por mi felicitación, e incluso te sentí agradecido y conmovido, a lo cual respondí prosiguiendo, tenaz, con mi discurso, rematado con el “simplemente brutaaaal”. Se produjo una mueca extraña en tu rostro fatigado.

Fui consciente de mi error. Traté de arreglarlo. Añadí una explicación: “No, no, no te preocupes. Llevo un par de horas repitiendo exactamente lo mismo, al primero que veo. Felicito a todo el mundo de manera cíclica y recurrente.”

Tu rostro esbozó una segunda mueca, que empeoró la primera, confirmándome que la situación no estaba siendo re-encauzada, sino más bien todo lo contrario. Pero aún me quedaba un As en la manga: el del anonimato. Yo sí sabía quién eras tú, pero tú no tenías la menor idea de quién era yo. Y entonces sucedió que Sara se acercó y dijo con gran naturalidad y solvencia “Ah, os presento: Rafa, este es Ignasi, de Grey”.

¿Que otra cosa podía hacer yo? Dime, ¿Qué otra opción me quedaba, más que retirarme en silencio, hacia la barra, y pedirme otro whisky con cola? Sorbiéndolo despacio, apocado y triste, me dije a mí mismo: “Tranquilo, siempre te queda el blog. Escribes un post y le cuentas lo que ha pasado. Le dices que te alegras enormemente de que su agencia siga recibiendo premios. Que son pioneros en nuestro sector. Que eso no se olvida…”

Luego le mandas un email, y añades que hacen falta agencias como la suya. Que aún te acuerdas de la web-restaurante que colgaron hace ya no se cuántos años. Que les deseas un buen viaje.

Que te alegras por sus Soles, de verdad.

Posted in: General