El verdadero valor

Posted on febrero 15, 2010

0


z_headerBLOG-valor

En general, cuando pagas por algo, lo haces porque esperas recibir a cambio algo de valor. De mucho o de poco valor. Pero valor al fin y al cabo. Porque si no, no pagas por ello. Es una mecánica a la cual estamos muy habituados en el mundo llamémosle “offline”.

Por ejemplo: pagas 20€ por una zapatillas en el super de la esquina que te aportan un valor “medio”, o pagas más de 100€ por unas Camper que te aportan un valor “alto”. Pagas 7€ por una cena en un Mc Donalds de valor “bajo”, o pagas 30€ por una muy buena cena en un restaurante en La Latina de valor, de nuevo “alto”. Dependiendo del valor que cada vendedor o producto o experiencia o marca te aporte, pagas más o menos. Y en general, el dinero que gastas, va en su mayor parte a quién te aporta el valor.

Curiosamente, en el mundo “online”, lo que pagas no siempre va a los bolsillos de quienes te aportan el valor por el cual lo pagas. Es algo así como si fueras a cenar a “El Bulli” en coche, gastases 200€ en total, y de esa cantidad apenas 20€ fueran a las arcas del restaurante y los restantes 180€ se los quedara el tipo del peaje que te ha puesto la autopista gracias a la cual has podido llegar hasta allí. ¿Surrealista? No tanto. Y si no, veamos como funciona el mundo “online”.

Cuando pago 55€ al mes por tener una conexión ADSL, ¿porqué lo hago? ¿Qué o quiénes son los que me aportan un “valor” que cuesta 55€ al mes? Si analizas lo que hacemos online, concluyes que los principales ejemplos de “valor” que buscamos online podrían ser:

  • Estar en contacto con otras personas, lo cual es posible en muchos casos gracias a plataformas tales como Messenger, Gmail, Hotmail, Skype, Facebook, Twitter o similares.
  • Poder realizar búsquedas de todo tipo en websites como Google, Yahoo, Bing…
  • Disfrutar de contenidos periodísticos de actualidad gracias a cientos de periodistas y editores que trabajan en Elpais.es, Elmundo.es, Lavanguardia.es, Marca.com, Yorokobu.es, Sport.es y un sinfín de sites de información de calidad.
  • Descargar canciones y películas desde webs de legalidad dudosa.
  • Leer blogs de autores casi desconocidos por el “mass media”, amigos, familiares…
  • Disfrutar de contenidos audiovisuales múltiples y variados, lo cual es posible en gran parte gracias a Youtube o Vimeo, y a las personas que cuelgan videos allí, a las empresas que cuelgan sus contenidos, a canales de televisión gratuitos o a otras webs parecidas de difusión de contenidos online.

La lista es larga, podríamos desarrollarla más, pero creo que hemos citado algunas de las principales porciones del “pastel de valor” que consumimos online. Si revisamos la lista, veremos que en la inmensa mayoría de los casos (salvo algunos, aún contados, de pago online) los contenidos, las herramientas y las plataformas que usamos no reciben directamente de nosotros ni un sólo euro a cambio del “valor” que nos ofrecen.

En cambio, quién si recibe directamente de mi bolsillo, religiosamente cada mes, no sólo un euro sino unos cuántos más, es el proveedor de la conexión a internet.

¿Aporta un valor por ello? Desde luego que sí. ¿Aporta el principal valor por el cual yo quiero tener una ADSL en casa? No.

Sería interesante plantear una distribución del dinero pagado de manera más justa con el valor recibido. Por mi parte, si me dices que a partir de mañana un porcentaje relevante de los 55€ que pago al mes de conexión van a ir a quienes producen los contenidos que consumo, me sentiría muy feliz.

Lo peor de todo esto es que nos ha generado a todos una idea completamente falsa y con consecuencias muy negativas: la idea de que el “valor” es gratuito. Y no es así. Crear un contenido que genere millones de visitas, programar una herramienta que permita hacer video conferencias online, o mantener un portal de actualidad al día y de calidad, cuesta mucho dinero, esfuerzo y talento. Estaría bien que quienes lo están haciendo, empiecen a recibir beneficios económicos directamente de quienes se benefician de ello, en lugar de que se coman el pastel únicamente los que ponen las autopistas que nos llevan a El bulli.

Más que nada porque las autopistas son inútiles si nadie tiene el deseo de viajar.
Y se viaja para ir a lugares que aportan valor.

Posted in: General, Smart