Categorizando Soles en El Sol

Posted on mayo 22, 2010

2


elsol

Esta semana ha sido especialmente divertida y larga. Porque los días no terminaban realmente al salir de la ofi, sino que entonces (como bien expresó en su twitter @huworks) “se encendía el sol de noche” y todo se animaba. Es decir: tocaba revisar las inscripciones interactivas de El Sol 2010. No me quejo, ¿eh? Es un privilegio poder formar parte del jurado y ver en primera línea tantas ideas juntas. También toda una responsabilidad, por las ilusiones puestas en ellas desde todo tipo de agencias, de países muy diversos. Al respecto, trataré de ir posteando reflexiones y updates aquí la semana que viene, desde Sanse, si los pinchos y el planning de trabajo lo permiten :)

En cualquier caso ya hay una primera reflexión que me parece muy relevante, no por nueva, pero sí por necesaria: ¿cómo se categorizan las piezas interactivas en un festival publicitario? Basta revisar unas pocas campañas para darse cuenta de que el tema es especialmente complejo. Estamos en un entorno tan diverso y cambiante, que uno podría dedicar un año a rehacerlas todas para encontrarse que el año siguiente han quedado, de nuevo, obsoletas. Una cuña en Spotify, enlazada a un Microsite y con ramificaciones en Facebook y Linkedin, ¿es un microsite, una campaña o una acción de comunicación? Un video que viraliza en Youtube pero nace de un evento BTL, concebido a partir de un concepto presentado en una campaña de banners previos, ¿dónde debería estar?

Desde luego, se impone un debate (que me consta que hace ya años que corre por los despachos de la IAB, ¡bendita IAB!) para tratar de poner un poco de luz. Intuyo que la solución pasa por buscar elementos de categorización que se alejen del formato meramente técnico en el cual se presentan las piezas y que se centren en otros elementos, tales como la finalidad última de las piezas, los objetivos de comunicación buscados, la riqueza de formatos utilizados o el nivel de complejidad de las interacciones marca-consumidor propuestas, por ejemplo.

En fin, que hay mucho trabajo por hacer. Una confirmación más de que el sector está, aún, en una fase más embrionaria de lo que a veces pensamos.

Posted in: General