Regalando honestidad

Posted on enero 26, 2011

0


ernet

El año ha empezado un tanto liado, un tanto lioso. Por eso no he escrito. De ahí mi silencio. Pero hoy he sacado un hueco para compartir con vosotros una historia diferente. Sí, es un post un tanto “self-promo”, porque la historia la inició Honest&Smile. Pero que nadie se confunda: los verdaderos protagonistas de la misma son quienes la están extendiendo por varios continentes, demostrando que la gente, como ya decía Aquarius (de la mano de Sra. Rushmore), “hace lo que le da la gana” (y eso muchas veces incluye el ser honesta y compartir).

Ok, menos rollos. Vayamos al grano. Atención, pregunta: ¿Qué harías tú si te regalasen un regalo pero te dijeran que no es tuyo? ¿Lo compartirías? ¿Te lo quedarías? Precisamente de eso va “Este Regalo No Es Tuyo”,  un proyecto experimental que pretende poner a prueba la honestidad de la gente y su capacidad para compartir algo cuando nadie la vigila :-) Como si se trataran de “mensajes en una botella digitales”, preparamos 500 memorias USB portátiles y las llenamos con algunos regalos iniciales: unas canciones de La Pegatina, un chiste, un video de Iniesta, una poesía de Neruda… Luego, las repartimos por todas partes, en distintas manos y ubicaciones de Madrid y Barcelona, con unas peculiares “instrucciones de uso”: coge lo que quieras, deja en ella algo tuyo, y pásala. Y después… Después, a esperar con calma a ver lo que pasaba.

Así, durante el transcurso de varias semanas, en la agencia hemos sido espectadores de lujo del ir y venir de los peculiares regalos, cruzándonos con multitud de nuevos amigos que se han sumado al experimento en Facebook. Un tipo de Argentina que esperó una semana para recibir su regalo y luego lo volvió a mandar al Perú; una amiga catalana que se llevó el suyo a los pirineos y se lo dio a alguien que, a su vez, lo compartió con unos amigos en La Rioja; una profesora de la Universidad de Navarra que nos lo pidió por email para compartirlo con sus alumnos; una barcelonesa que se acercó en moto a las oficinas un lunes gélido para hacerse con su USB… Los casos son múltiples y diversos, y llenan de argumentos positivos hasta al pesimista más pintado: sí, queda gente honesta en el mundo. Además, a la gente le gusta compartir. A la gente le gusta formar parte de algo.

Veremos como transcurre la particular odisea de los regalos que no son de nadie. Nos consta que algunos ya han salido rumbo a la India. Otros han viajado a UK. En fin, las cosas van despacio. En cualquier caso, que haya alguien ahora mismo en Chile que esté pendiente de recibir un USB (cuyos contenidos desconoce) movido por el único deseo de formar parte de una historia iniciada en España, y sabiendo que no se lo podrá quedar, sino que lo tendrá que dar luego a alguien más, ¿no tiene un valor incalculable?

Posted in: Detodounpoco, Smiles