Los soluproblemas de Facebook

Posted on febrero 12, 2011

0


faaaaaaacebok!

Acabo de pasar un rato buscando solución al nuevo “soluproblema” de Facebook. ¿Que qué es un “soluproblema“? Pues es una cosa de esas que los de Facebook son expertos en crear: cogen algo que está más o menos bien, lo tratan de mejorar (aportar una solución) y terminan creando un gran problema. Ah, y no reaccionan especialmente deprisa. Un éxito, vamos!

El último? Las nuevas Fans Pages, con su peculiar forma de gestionar los posts que aparecen en tu Wall. Lanzados por un optimismo infundado, decidimos actualizar sin leer la letra pequeña. ¿Resultado? En páginas como EsteRegaloNoEsTuyo o Honest&Smile, de súbito, el wall no mostraba los últimos comentarios, sino una especie de “pupurri aleatorio” en base a no-se-qué variables (que ellos sí que deben de saber). ¿La solución? No la hay. Facebook especifica claramente en el “User’s manual” de las Pages dos cosas:

  • 1) Una vez has actualizado, no hay marcha atrás (genial, eh?)
  • 2) Solo puedes optar por dos visionados: o un cronológico, pero excluyendo posts de tu amigos o fans; o uno “facebook-aleatorio” en base a los posts “more relevants”. En base a su criterio, claro!

Esto es un mini desastre para páginas como la de EsteRegaloNoEsTuyo, porque el proyecto va precisamente de los comments de la gente, de las historias que comparten con el resto de amigos, y claro, perder el orden cronológico desmorona bastante toda la metodología.

Por el otro lado, mientras me indignaba viendo que no hay forma humana de solucionarlo (y leía comentarios de personas indignadas con ello) he caído en la cuenta de que hay algo aquí que no estamos comprendiendo bien. Y no es algo trivial. Pondré un ejemplo:

Un día vas por la calle, y alguien te dice: eh, ven, te dejo mi coche. Al día siguiente, igual. Y así un día, y otro, y otro. Al final, vendes tu coche y usas siempre el suyo. Pero de repente un día vuelves a por él y resulta que te lo ha cambiado por otro modelo que no te gusta, o le ha quitado la radio, o simplemente lo ha alterado de alguna forma que a ti no te satisface. ¿Cuál es tu reacción? ¿Tiene mucho sentido indignarte y exigirle que lo vuelva a dejar como estaba? Francamente, no. El coche no era tuyo. Te lo estaban prestando. Y quien te lo presta, es el propietario. No tu.

Pues algo así pasa con Facebooks y similares servicios gratuitos que se han extendido por todas partes: no son nuestros, porque no pagamos un duro por ellos. Y precisamente por eso, en cualquier momento pueden hacer con ellos lo que les de la gana (salvo en lo que afecta a contenidos personales que previamente no hemos autorizado nosotros a ser usados en según que maneras, porque nos protege la ley en ese terreno).

Da un poco de miedo pensarlo. Digitalmente, pese a la libertad 2.0 tan comentada y el nuevo mundo y todas esas cosas, vivimos la mayor parte del tiempo de prestado.

Mañana podrías despertarte y descubrir que:

  1. Microsoft ha decidido dejar de regalarte un correo electrónico gratis
  2. Facebook ha bajado la persiana y tu página ha desaparecido de él
  3. Youtube ha quebrado y ya no va a alojar más tus videos gratuitamente en ella
  4. Google ha cerrado GMaps y nadie encuentra tu empresa
  5. … (¿Hace falta que siga?)

Creo que vale la pena darle una vuelta al concepto “gratis” online. Nada es realmente gratis. Cada una de las herramientas que usas, en muchos casos, no deja de ser otra herramienta en manos de alguien que la quiere rentabilizar de una manera u otra (y tiene todo su derecho).

Visto así, quizás vaya siendo hora de empezar a plantearnos alternativas más seguras, donde el riesgo de levantarnos un día y encontrarnos con un “soluproblema” delante de las narices sea menor. O que al menos dependa de nuestros errores y decisiones, y no de las decisiones de alguien que en el otro lado del mundo, anoche, decidió que un post hablando de tortugas escrito hace tres semanas es más relevante que nuestra última noticia corporativa.

Y conste que me gustan las tortugas ,-)

Posted in: Articles