LA TEORÍA

Principios básicos e indiscutibles de la
Nueva Teoría General de la Publicidad Sincera

Axioma indiscutible número 1 (en 2 cómodos pasos y una conclusión)
Paso 1: La mayor parte de las personas que trabajan en publicidad están hartas de la mayor parte de la publicidad que hacen.
Paso 2: La mayor parte de las personas que sufren la publicidad están hartas de la mayor parte de los impactos publicitarios que reciben.
Conclusión: La mayor parte de los seres humanos estamos hasta las narices de la mayor parte de la publicidad.

Axioma indiscutible número 2
No existe ninguna revolución actualmente en el mundo de la publicidad. Hay un refinamiento del método, pero la esencia del proceso sigue siendo la misma: los publicistas hacemos todo lo que se nos ocurre para vender cualquier cosa, siempre y cuando esa cosa sea legal.

Axioma indiscutible número 3
La publicidad que conocemos hoy en día no es más que una etapa que hay que pasar para llegar a una época más inteligente de la sociedad en la cual los seres humanos no estemos bombardeados repetidamente por impactos publicitarios.

Axioma de la duda crónica
Pase lo que pase y se diga lo que se diga, es frecuente desconocer con exactitud ni qué pasará, ni si lo que ha pasado recientemente es probable que siga pasando o no.
Corolario: En general, en el mundo de la publicidad, al hacer previsiones de futuro, lo más probable es que ya se verá.

Idearios de futuro

Ideario 1:
Desde ya, las marcas que se atrevan a ser transparentes y sinceras consigo mismas y con sus potenciales consumidores, serán las que vendan más y mejor.

Ideario 2:
No tiene demasiado sentido dedicar más esfuerzos en vender un producto que en convertirlo en un buen producto, mejorarlo y adaptarlo a las necesidades actuales o potenciales de sus consumidores.

Ideario 3:
En el futuro, el publicista y todo su potencial creativo estará involucrado de manera mucho más profunda y decisiva en la creación y mejora de los productos, y no sólo en la venta de los mismos.

Ideario 4:
Hasta ahora se ha asumido que un buen producto es aquél que resulta útil, atractivo y/o necesario para un target determinado. La nueva publicidad añadirá a esta lista de valores la “relevancia social” de dicho producto, así como las repercusiones medioambientales a corto y largo plazo que pueda generar su venta.

Ideario-reflexión final:
La publicidad que más nos gusta suele ser:
– La que no parece publicidad
– La que lo parece, pero no intenta disimularlo

A %d blogueros les gusta esto: